Aunke para algunos se sorprenderán... para mi es el mejor parque de atracciones español. Es criticado por su financiación, k si van a cerrar, etc etc... el caso es que es el único parque nacional que está abierto todo el año y que está ubicado en el corazón de una ciudad con 2 millones de habitantes que se encuentran con tiempo libre o de vacaciones (Benidorm). El análisis lo dividiré en aspectos positivos y negativos... puesto que es un parque k no te deja indiferente:

Aspectos positivos: las atracciones son las más cercanas a las americanas. Eso kiere decir ke se han gastado el money necesario para que tengan esa calidad. La ambientación, para alguien k aprecie la historia, es bellísima. Es el parque en que más fotos harás gracias a sus decorados y construcciones. Hay muy buena conjunción entre atracciones fuertes tipo montañas y atracciones de família tipo recorrido multimedia. No necesitas ningún transporte caro para llegar hasta el parque.

Aspectos negativos: es demasiado grande, se anda mucho entre atracción y atracción. Los trabajadores llevan uniformes diseñados por Agatha Ruiz de la Prada (sin comentarios).

  • Accesibilidad: 9 Se encuentra en el mismo Benidorm, perfectamente accesible por autopista, autobuses desde Benidorm e incluso andando.
  • Ambientación: 6  Los decorados y edificios son, sin duda, los mejores que he visto a nivel mundial. Pero la puntuación baja porque su ambientación no está en la misma línea. Falla en las distancias entre atracciones, los poco comediantes, las tiendas y los trabajadores, nada integrados con el lugar.
  • Duración: 7 Es un parque en que se anda mucho debido al tamaño, pero no por la cantidad de atracciones. Dentro del ámbito nacional, las atracciones están a buen nivel.
  • Valoración general: 6 Está muy bien compensado en cuanto atracciones y arquitectura, pero falla en cuanto ambientación y comodidad del visitante. Tiene las bases para ser un auténtico parque temático.
  Estuve en el año 2001. Con un día fue suficiente para visitar el parque sin colas, a pesar de acabar cansados por la longitud de sus recorridos.